Inicio / Estilos / Suelos de vinilos, otra opción de reformar sin obras

Suelos de vinilos, otra opción de reformar sin obras

Suelos de vinilo

A la hora de reformar nuestro hogar contamos con multitud de posibilidades, según las necesidades que tengamos, así mismo, los precios también van a variar dependiendo de las opciones que elijamos. No obstante, si no deseamos meternos en mucho jaleó, evitando así cualquier tipo de molesta obra en nuestro hogar, pero sin embargo necesitamos urgentemente reformar nuestros suelos, os proponemos un novedoso y actual método, al mismo tiempo que de lo más económico, hablamos de los suelos de vinilo.

El vinilo de un tiempo a esta parte ha ido adquiriendo un papel fundamental en la decoración de nuestro hogar. Este material, gracias a su versatilidad, nos da opciones de lo más variopinta, y hoy en día, impulsado por las nuevas tecnologías, ha alcanzado un gran nivel de resistencia y consecuentemente de durabilidad, lo que le hace ser el material perfecto para ciertas reformas, especialmente los suelos de vinilos.

¿Por qué elegir suelos de vinilo?

A la pregunta de por qué elegir suelos de vinilo os diremos que éstos son uno de los materiales más apropiados para cubrir los suelos de cualquier hogar o negocio, ya sea para destacar en cuanto a su estética o simplemente por comodidad.

El suelo de vinilo es de lo más sencillo de instalar. Pueden ponerlo profesionales quedando perfecto, pero si tu eres un poco manitas, con cuidado, podrás ponerlo tú mismo, consiguiendo el mismo final.

Además, otra gran ventaja del suelo de vinilo es que no es necesario hacer obra para su instalación ya que va puesto encima del suelo anterior. Se puede poner sobre cualquier suelo salvo aquel cuya superficie sea rugosa. En cualquier caso, se ajusta perfectamente incluso en los rincones más complicados.

Todo lo citado anteriormente se traduce en un evidente ahorro económico y de tiempo, pero aún hay más, se trata del suelo camaleónico por excelencia, ya que el suelo de vinilo adquiere la apariencia que tú desees.

Por ello, a la hora de optar por esta opción es conveniente tener clara las ideas, ya que de lo contrario nos vamos a volver locos viendo la infinidad de posibilidades que nos da el suelo de vinilo: imitación al mármol, a la piedra, a la madera… rugosos, multicolores, antideslizantes…

Por lo general elijamos cual elijamos, los suelos de vinilos son muy resistentes, no obstante debemos tener claro que dicha resistencia va a depender del grosor de la capa de desgaste que presente.

Para que os hagáis una idea, los suelos de vinilos presentan las siguientes capas:

1. Capa de desgaste: Ubicada en la parte superior y de la cual va a depender la durabilidad del vinilo. Según el grosor que ésta tenga, durará más o menos. Exactamente, la capa de desgaste del suelo de vinilo es la que pisamos continuamente.

2. Capa con el patrón impreso

3. Una capa opcional de amortiguación

4. Capa de sustento

Los grosores de la capa de desgaste o capa de uso de los suelos de vinilo van desde los 0.08 mm hasta los 0.3 mm, de ello va a depender el uso que se le vaya a dar a dicho suelo. Un suelo instalado en un recibidor o en una habitación no tiene el mismo trasiego que el de una cocina o salón.

Además el mantenimiento de los suelos de vinilo es de lo más fácil, bastará con pasar un paño húmedo sobre su superficie para que quede perfecto, y se trata de un material de lo más higiénico.

¿Cuál es tu experiencia con este tipo de suelos?

Deja una respuesta

Tu eMail no será publicado.Los campos requeridos están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba